Artículos

Estos dos jardineros tenían una cláusula en su contrato donde una vez terminada su labor se les pondría en la frontera y no podrían trabajar para ninguna casa española, por grande es ésta fuera. Estaba clara la competencia con la Reina María Luisa, que entonces está iniciando los famosos Jardines de Aranjuez.

Compartir redes sociales

FacebookMySpaceTwitterDiggDeliciousStumbleuponGoogle BookmarksRedditNewsvineTechnoratiLinkedinMixxRSS FeedPinterest