UN POCO DE HISTORIA

A mediados del siglo XIX, Madoz afirmaba en su "Diccionario" que la Alameda de Osuna, a unos siete kilómemtros al nordeste de Madrid, era la única posesión que podía competir con los Reales Sitios. Solamente éstos ofrecian una tan generosa composición de arquitectura, agua y jardines en un medio rural, discretamente apartados de los grades núcleos urbanos, como sucedía en otros lugares de Europa.
Todo el proceso de formación comenzó con pequeñas huertas y modestas edificaciones o simples casas de labor; más tarde se fue renovando al tiempo que iban apareciendo los jardines. Huerta, casa y jardín son, prácticamente, los tres elementos comunes. La Alameda, antes de pasar a manos de los Duques de Osuna en 17778, no era sino una serie de huertas y modestos edificios propiedad del conde de Priego.
Tenemos que agradecer a doña María Josefa de la Soledad Alonso-Pimentel y Téllez-Girón, condesa de Benavente y duquesa de Osuna (1752-1834) la realización de la Alameda, así como a la rivalidad entre ella y la reina María Luisa y la duquesa de Alba en quién tenía los salones, palacios y jardines más hermosos. La mayor inteligencia y refinamiento de la duquesa de Osuna hizo de su casa el lugar de reunión preferido por la minoría ilustrada.
 
 

 DATOS ESPECÍFICOS

 

Alameda de Osuna °C
  26.09.2018 Wetter Ostsee

Compartir redes sociales

FacebookMySpaceTwitterDiggDeliciousStumbleuponGoogle BookmarksRedditNewsvineTechnoratiLinkedinMixxRSS FeedPinterest